Insectopedia

Hormiga - Formicidae

  • DESCRIPCIÓN

    Los formícidos u hormigas (Formicidae) son una familia de insectos sociales que, como las avispas y las abejas, pertenecen al orden de los himenópteros. Son uno de los grupos zoológicos de mayor éxito y en la actualidad están clasificadas más de 12.000 especies, con estimaciones que superan las 14.000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres secciones con una estrecha cintura.

  • Ciclo de vida

    Las hormigas se desarrollan mediante una metamorfosis completa, pasando por los estados de huevos, larvas y pupas (en este estado algunas se encierran en capullos y otras no) y finalmente adultos. En estado larval una hormiga es completamente inútil ya que no posee extremidades, por lo que su cuidado queda a cargo de otras hormigas adultas. La diferencia entre reinas y obreras y entre las diferentes castas de obreras cuando existen, es determinada por la alimentación durante el estado larval. Tanto las larvas como las pupas deben mantenerse a una temperatura y humedad que aseguren un desarrollo adecuado, por lo que a menudo las hormigas las trasladan entre las diferentes cámaras de crianza de la colonia, en búsqueda de las mejores condiciones.

    Las colonias de hormigas viven dentro de nidos. Muchas especies prefieren hacer sus nidos en la tierra, otras en madera como troncos viejos, postes o construcciones. Dichos nidos las proveen de protección contra sus enemigos y las variaciones climáticas les permiten almacenar alimentos y otros recursos.

  • ¡Conoce más!

    Las hormigas mantienen una compleja estructura y forman colonias que consisten sobre todo en hembras estériles sin alas que forman castas de «obreras», «soldados» y otros grupos especializados. Las colonias de hormigas también cuentan con algunos machos fértiles y una o varias hembras fértiles llamadas «reinas». Cada una de las clases tiene una función concreta. En su marcada jerarquía se distinguen dos castas principales: las reproductoras, como la reina, se encargan de producir los huevos; las obreras, por su parte, traen el alimento, cuidan de la reina y defienden la colonia. Se trata de una especialización semejante a nuestra división de trabajo, en pos de la supervivencia.

    Su socialización es tan alta que incluso comen en grupo: en un proceso que se llama trofolaxis, las hormigas se intercambian el alimento de boca en boca, y así las obreras dan proteínas y agua a las larvas y éstas, a su vez, las transforman en carbohidratos que regurgitan para que las adultas las consuman. Esto es posible gracias a un sistema de comunicación complejo que les permite llevar a cabo todas las actividades de construcción del hormiguero, búsqueda de comida, defensa de la colonia y cuidado de la prole.

  • Consejos prácticos

    Limpiar los restos de comida y los derrames de bebidas. Una pequeña miga es suficiente para atraer decenas de hormigas a su casa.

    Mantener la comida envasada en contenedores bien cerrados.

    Almacenar los aceites vegetales y la manteca hidrogenada en el refrigerador.

    Almacenar cuidadosamente la comida. Las hormigas pueden desplazarse a través de los surcos de un frasco con tapa rosca. Pueden entrar fácilmente a un frasco que no tenga un borde u orilla de hule.

    Secar bañeras y lavabos después de utilizarlos.

    Lavar los contenedores de vidrio, metal, plástico y papel antes de arrojarlos a la basura o a los recipientes de reciclado.

    Limpiar todas las superficies de la cocina, barrer y aspirar a menudo. 

    Si tiene mascotas, asegurarse de limpiar toda la comida que pueda caer del plato de comida de la mascota.

    Cuidar el mantenimiento general de la casa: tapar las grietas en los cimientos y alrededor de las ventanas y asegurarse que las mismas cierren bien.

Calendario

¿Sabías que...?

Las hormigas prosperan en la mayor parte de estos ecosistemas y se calcula que pueden formar el 15-25% de la biomasa de animales terrestres.

Las sociedades de hormigas se caracterizan por la división del trabajo, la comunicación entre individuos y la capacidad de resolver problemas complejos.

Muchas culturas humanas utilizan las hormigas como alimento, medicina y como objeto de rituales.

Una nueva obrera pasa los primeros días de su vida adulta cuidando de la reina y de las crías. Posteriormente es promovida a tareas de excavación y de mantenimiento del hormiguero y, más adelante, a defender el hormiguero y recolectar alimento.

Las reinas pueden vivir hasta treinta años, mientras que las obreras viven entre uno y tres. Los machos, en cambio, solo unas semanas.

Todas las colonias de hormigas contienen una o varias reinas (hembras fértiles que hacen huevos) y trabajadoras estériles (también hembras).

La mayoría de hormigas dejan un rastro de feromonas gracias a las glándulas de sus abdómenes, que puede ser seguido por otras hormigas.

De los huevos fecundados nacen siempre hembras (normalmente no fértiles, reinas solo si abunda la comida). Los machos nacen siempre de huevos no fecundados.

Las hormigas se vuelven agresivas cuando aumenta la temperatura.

Las hormigas no ven el color rojo.

Etiquetas: